DESAFÍOS

Fruit worker with a sack of ammonium sulphate

A continuación se presentan algunos ejemplos de los problemas de derechos laborales y los daños al medio ambiente en el sector bananero, y que son típicos en toda la producción de fruta tropical.

Los Derechos Laborales

¿Qué experiencia de condiciones tienen los trabajadores que cultivan y cosechan nuestros bananos ?

Trabajadores migrantes

Los trabajadores en las plantaciones de bananos en algunos países como la República Dominicana y Costa Rica son inmigrantes cuyos derechos laborales y sociales son apenas, si algo, respetados. Además muchos trabajadores son contratados por subcontratistas, lo que hace que la mano de obra sea más barata, flexible y más difícil de organizar en sindicatos.

Trabajadoras mujeres

Las mujeres trabajadoras son particularmente vulnerables, a menudo trabajando durante 14 horas al día sin pago de horas extras, sin la libertad de organización y sin que sus derechos se respeten. Las mujeres son despedidas por estar embarazada, no tienen derechos de maternidad ante o post-natal y muchos sufren acoso sexual en el lugar de trabajo. Las trabajadoras en países como Ecuador y Costa Rica pueden representar tan sólo el 13% de la fuerza de trabajo ya que los empleadores consideran cada vez más las mujeres como empleados ‘de alto costo, de alto riesgo’ .

Sindicatos y derechos laborales – la importancia de una voz independiente

La afiliación sindical es baja en todo el sector bananero debido a las extendidas tácticas antisindicalistas usadas por compañías bananeras nacionales o multinacionales. En Guatemala, los trabajadores del banano se enfrentan a algunas de las peores condiciones y los activistas sindicales sufren con frecuencia discriminación, violencia y incluso asesinato. En Costa Rica, las compañías bananeras usan ‘Solidarismo’ como una forma alternativa de organización de trabajadores, socavando los esfuerzos de los sindicatos legítimos.

A lo largo de todo el sector, las leyes nacionales e internacionales – como el Derecho a la Libertad de Asociación – son violadas con regularidad a pesar de su ratificación por los gobiernos de países productores. En los últimos años, ha sido una tendencia hacia la privatización de los estándares laborales a través de la certificación de las plantaciones bananeras.

No obstante, si se quisieran conseguir verdaderas mejoras en la práctica, a los trabajadores se les debería garantizar su libertad para organizarse en sindicatos, lo que les proporcionaría la capacidad de mejorar sus propias condiciones laborales a través de la negociación colectiva y la subsiguiente implementación de sus derechos laborales básicos.

El Medio Ambiente

La producción de bananos puede ser un verdadero desastre para la naturaleza – ¿sabías por qué?

La mayoría de los bananos exportados a Europa son cultivados en plantaciones de gran escala en América Latina, y cada vez más, en África Occidental. Métodos de producción intensivos maximizan la productividad pero causan daños medioambientales graves incluyendo:

  • Enormes cantidades de desechos
  • Erosión del suelo
  • Un mayor riesgo de inundaciones
  • Deforestación y destrucción de hábitats
  • La destrucción de la fertilidad del suelo, lo que requiere un alto uso del fertilizante

¿Por qué se utilizan químicos en las plantaciones?

Las plantaciones bananeras son monocultivos – donde se cultiva una única cosecha . El 97% de los bananos que se comercializan internacionalmente vienen de la misma variedad, el Cavendish. La carencia de una variedad genética significa que las plantas son muy susceptibles a las plagas, hongos y enfermedades, y por lo tanto se aplican grandes cantidades de insecticidas y pesticidas a los cultivos. A medida que las plagas y enfermedades se van adaptando, es necesario aplicar pesticidas cada vez más fuertes y dañinos. La mayoría de los dueños de plantaciones se gastarán más dinero en agroquímicos que en mano de obra. Los fertilizantes y los pesticidas contaminan los canales de agua, causando la muerte de peces y la destrucción de otra vida acuática, incluyendo arrecifes de coral. Los productos químicos que son descuidadamente almacenados se filtran en el suelo y en los cursos de agua. Aguas abajo, ese agua contaminada será usada para beber, cocinar y lavar.

Del mismo modo, la producción de piña se caracteriza por gran escala, las plantaciones de monocultivos de propiedad de un pequeño número de empresas nacionales y multinacionales de frutas. Los productores utilizan 10 o 15 veces más herbicidas en las piñas que en otros cultivos, y la aplicación de pesticidas tóxicos es especialmente trágica en una zona de selva, donde las fuertes lluvias lavan los venenos en las fuentes de agua cercanas, contaminando una fuente de agua de la comunidad y a no menos de 100 metros de la plantación.

Los peligros de los agroquímicos

Los agroquímicos son aplicados a mano y rociados desde avionetas. Se estima que el 85% de los químicos rociados aéreamente no llegan a depositarse sobre los cultivos y en cambio saturan el área entera, incluyendo los trabajadores, sus casas y comida. Las leyes que prohíben a los trabajadores estar en los campos cuando se rocía son rutinariamente violadas. Los impactos sobre la salud de los trabajadores de las plantaciones y las comunidades locales debido al uso extensivo de agroquímicos son numerosos y bien documentados, variando desde la depresión y problemas respiratorios al cáncer, abortos no provocados y defectos de nacimiento. En los años setenta , decenas de miles de trabajadores en Nicaragua y Costa Rica se quedaron estériles debido al uso de un nematicida, DBCP, y hoy todavía piden justicia en los tribunales estadounidenses a las multinacionales implicadas.