Noticias

Protección para los líderes sindicales agrícolas colombianos – ¡ACTÚE AHORA!

Protección para los líderes sindicales agrícolas colombianos – ¡ACTÚE AHORA!

El sábado 1ro de julio, Alberto Román Acosta González, Presidente de la sucursal guacarí del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (SINTRAINAGRO) en Colombia, fue asesinado en la zona de plantación azucarera del Valle del Cauca . Este ataque se produjo tras un ataque de granada en marzo de este año en las oficinas de SINTRAINAGRO ubicadas en el departamento de Magdalena, en la municipalidad colombiana de Ciénaga.

En respuesta al último ataque, SINTRAINAGRO está pidiendo el apoyo internacional a su exigencia de que el presidente colombiano Juan Manuel Santos Calderón y su gobierno lleven a cabo una investigación integral y transparente de este último asesinato e implementen medidas adecuadas para proteger a los líderes y miembros sindicales.

Ud. puede firmar un correo electrónico dirigido al Presidente Juan Manuel Santos Calderón, al Ministro del Interior, Guillermo Rivera Florez, al Fiscal General, Luis Eduardo Montealegre, y al Director de la Unidad de Protección Nacional, Diego Fernando Mora, lineas abajo:

Antecedentes

SINTRAINAGRO representa a 35,000 trabajadores dedicados a la producción o exportación de bananas, caña de azúcar, aceite de palma, arroz y flores. A través de su historia, el Sindicato ha apoyado a todas las negociaciones de paz llevadas a cabo en el país, lo que ha llevado a que se convierta en blanco directo de los grupos armados que se oponen a estos procesos. Alrededor de 1.300 líderes y miembros sindicales han sido asesinados en este contexto, principalmente por grupos paramilitares y esbirros de empresarios. Por tal razón, SINTRAINAGRO se vio forzada a pedir protección y seguridad para algunos de sus líderes de su Comité Ejecutivo y para los distintos sub-directivos en cada uno de los departamentos.

Esta protección fue retirada después de la firma del reciente acuerdo de paz con las FARC en Colombia. Sin embargo, como lo ha demostrado este reciente ataque, los sindicalistas continúan siendo el blanco de grupos armados que se oponen al proceso de paz.

La Confederación Sindical Internacional (CSI) publica una encuesta anual de violaciones a derechos laborales colectivos internacionalmente reconocidos por gobiernos y empleadores. La encuesta del 2016 clasifica a Colombia [En inglés] entre los diez peores países, resaltando que: Los sindicalistas han sido asesinados con impunidad por décadas en Colombia. En el 2015, se registraron 20 asesinatos de sindicalistas en Colombia- el mayor número en cualquier país”.

Desde la firma del año pasado del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, en realidad los ataques a activistas de derechos humanos, ecologistas y sindicalistas, han aumentado. Según un documental reciente de China Global Television Network – Un incremento en los asesinatos de activistas en Colombia pone en peligro la paz [En inglés] – 130 activistas han sido asesinados en el país en los meses siguientes a la firma de los acuerdos de paz.

600_acosta_2

SINTRAINAGRO publicó la siguiente declaración después del asesinato de Alberto Román Acosta González

SINTRAINAGRO logo

The National Union of Workers in Agricultural Industries (SINTRAINAGRO) is a trade union that represents 35,000 agricultural sector workers involved in the cultivation of banana plants, sugar cane, rice, flowers and palm oil in Colombia.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agropecuaria (SINTRAINAGRO) representa a 35.000 trabajadores agrícolas dedicados al cultivo de plantas de banana, caña de azúcar, arroz, flores y aceite de palma en Colombia.

La organización trabaja hace más de 45 años en la lucha por los derechos laborales y defendiendo la producción en estos sectores económicamente importantes de Colombia. La producción agroindustrial se lleva a cabo en regiones donde hay muchas cuestiones sociales y problemas para los trabajadores, y donde grupos terroristas ilegales históricamente han identificado nuestra organización como blanco, simplemente porque se oponen a que luchemos por los sindicatos. Creen que el trabajo de SINTRAINAGRO con instituciones del Estado para preservar oportunidades de empleo en Colombia es un crimen, y por ello nos hacen pagar un alto precio con el asesinato de nuestros líderes y miembros sindicales.

El homicidio de más de 1.300 de nuestros colegas, entre ellos miembros y líderes sindicales, nos ha llevado a pedir protección gubernamental para algunos de nuestros líderes a cargo del Ministerio del Interior colombiano. Gracias a este sistema de seguridad, hemos sido capaces de continuar nuestras actividades sindicales en Colombia.

Parte de nuestra actividad sindical está relacionada con apoyar el proceso de paz entre los guerrilleros de las FARC y el gobierno colombiano, y hemos sido designados como blanco terrorista por aquellos que se oponen al proceso de paz. Sin embargo, en vez de conceder seguridad a los líderes sindicales amenazados, el gobierno colombiano ha retirado las medidas de protección que habían puesto en práctica para estos líderes. El gobierno justifica sus acciones con el hecho de que las FARC ahora han sido desmovilizadas y por tanto la seguridad de los líderes ya no está amenazada. No obstante, lamentablemente el 1ro de julio del 2017, nuestro colega ALBERTO ROMAN ACOSTA GONZALES, presidente de la filial Guacarí de SINTRAINAGRO, fue asesinado en la región del Valle del Cauca.

Por consiguiente, pedimos la solidaridad a nivel nacional e internacional de organizaciones de derechos humanos, movimientos sindicales e instituciones del Estado involucradas en la seguridad de líderes sindicales en Colombia. Nos pueden ayudar a exigir que el presidente colombiano Juan Manuel Santos Calderón y su gobierno respeten las convenciones internacionales de libertad sindical y garanticen de forma permanente que podamos llevar a cabo nuestra actividad sindical, de tal manera que no tengamos que lamentar la muerte de otro más de nuestros líderes en Colombia.

COMITÉ EJECUTIVO DE SINTRAINAGRO
Medellín, 4 de julio del 2017