CERTIFICACIÓN

Creemos que algunos sistemas de certificación han aportado beneficios significativos a pequeños productores. Sin embargo, resulta mucho más difícil identificar los beneficios de tales sistemas para los trabajadores, que a menudo no logran apoyar la labor de los sindicatos independientes de una manera efectiva.

Los estándares voluntarios nunca serán preferibles a la aplicación de la legislación a nivel nacional e internacional. Como ha dicho Sharon Burrow, Secretario General de la ITUC (Confederación Sindical Internacional), ‘Los estándares privados no deben substituir una política pública establecida mediante procesos políticos democráticos y representativos.’

Certificación Orgánica

¿Qué es la certificación orgánica?

La certificación orgánica es un sistema de terceros de organización y etiquetado, que cubre todos los aspectos de la producción agrícola y el empaquetado, bienestar animal, conservación de la naturaleza y prohíbe aditivos innecesarios y dañinos en los productos orgánicos procesados. Cualquier producto vendido como ‘orgánico’ debe ajustarse a estrictas normas fijadas a nivel nacional, europeo e internacional. El proceso de certificación y verificación es llevado a cabo por entidades de certificación independientes.

¿Cuáles son los beneficios de la certificación orgánica?

  • Haber disminuido el impacto medioambiental negativo de la producción agrícola a través de, por ejemplo, la degradación del suelo, OGMs, pérdida de biodiversidad, uso excesivo de agroquímicos y su liberación al medio ambiente, o la filtración de nutrientes en lagos, ríos y aguas freá
  • Evitar los pesticidas químicos y fertilizantes contribuye a mayores ingresos para los granjeros, sobre todo en países en vías de desarrollo.

Todavía quedan cosas por mejorar

  • La certificación orgánica no presta suficiente atención a los aspectos sociales y procesos que pueden llevar a sistemas de producción sostenibles y a paisajes agrarios.
  • El sistema de certificación orgánica es muy costoso y exigente para los pequeños y medianos productores y organizaciones de los mismos en países en vías de desarrollo, y puede ser difícil de conseguir sin asistencia financiera exterior.
  • Al no prestar atención a las relaciones en el comercio agrícola y las cadenas de distribución existentes, los beneficios económicos para los productores y trabajadores en países en vías de desarrollo se mantiene en gran parte sin realizar.

Certificación del Comercio Justo

La historia del comercio justo

Hasta hace 20 años, no se usaba ninguna verificación por parte de terceros en el movimiento del comercio justo. Sin embargo, el comercio justo dejó de ser el territorio de las organizaciones especializadas cuando las empresas convencionales también comenzaron a mostrar su interés. Había una necesidad de tener un modo independiente de verificar las afirmaciones de los comerciantes y productores en lo que respecta a las condiciones de producción, y también de crear una serie de normas “duras” del comercio justo. Por ello, en 1988 la organización benéfica para el desarrollo Solidaridad introdujo el sistema de etiquetado y certificación de Max Havelaar, inicialmente para el café. Iniciativas similares fueron adoptadas entonces por otros países europeos y norteamericanos. Al final de los años 90, antiguas organizaciones normativas y entidades certificadoras se juntaron para formar la Fairtrade Labelling Organizations International (FLO) y el sello común del Comercio Justo fue introducido.

Las normas de Comercio Justo genéricas y para productos específicos son establecidas por FLO, mientras que el sistema de certificación del Comercio Justo es dirigido por FLO-CERT Ltd. (una compañía propiedad de FLO) en cooperación con auditores e inspectores de todo el mundo. Los estándares del Comercio Justo están diseñados para actuar contra el desequilibrio de poder en las relaciones comerciales, los mercados inestables y las injusticias del comercio convencional. Por lo tanto, los estándares del Comercio Justo son relevantes para los productores y sus socios comerciales (comerciantes).

En 2012, FLO cambió su nombre a Fairtrade International (Comercio Justo Internacional).

¿Por qué se respeta de forma tan general el sistema de Fairtrade International?

  • Es transparente, fiable y orientado a los negocios.
  • Todas las partes interesadas están representadas entre los miembros de FLO — iniciativas de etiquetado de Europa, América del Norte, Australia y Asia a la vez que redes de productores de Asia, África y Latinoamé
  • Por su enfoque en principios sociales, económicos y medioambientales; y por la provisión de herramientas efectivas para poner estos principios en prá

¿Qué se podría mejorar?

El sistema de Comercio Justo lleva la delantera en el trabajo con organizaciones de productores a pequeña escala (sobre todo cooperativas y asociaciones de las mismas). Sin embargo, Fairtrade International ha sido recientemente el blanco de críticas públicas en Europa y Latinoamérica por no hacer frente al problema de la libertad sindical en algunas plantaciones certificadas en América Latina. El criterio de Trabajo Contratado de Fairtrade International fue revisado en 2014 para reforzar el derecho de los trabajadores para organizarse libremente y negociar colectivamente y dar más control a los trabajadores sobre cómo gastar la prima del Comercio Justo. Fairtrade International está introduciendo también una nueva metodología para fijar parámetros de salario mínimo y un proceso claro para que las plantaciones progresen hacia un salario mínimo.