LOS SINDICATOS

Los principios de ‘trabajo decente’ – libertad, equidad, seguridad y dignidad humana – son violados frecuentemente en los sectores del banano y piña. Con frecuencia, a los trabajadores de plantaciones se les niega el derecho a organizarse libremente en sindicatos y, de este modo, a tomar acción colectiva para mejorar sus condiciones laborales.

¿Por qué los sindicatos son tan importantes?

Los sindicatos desempeñan un papel crucial en la lucha contra la pobreza en los países productores al educar a los trabajadores sobre sus derechos y sobre cómo usarlos para negociar con las compañías la promocion del trabajo decente. La mayoría de los trabajadores del banano y piña son jóvenes – por debajo de los 30 – y tienen una conciencia mínima sobre sus derechos.

La Organización Internacional del Trabajo l (OIT), que es parte de la ONU, promueve estándares internacionales comunes de trabajo – sobre libertad de asociación y negociación colectiva, trabajo de menores, trabajos forzados y discriminación – que son consagrados por ley en cada país productor de banano y piña.

No obstante, hay muchos retos – en cuanto a voluntad política, capacidad y recursos institucionales – para poner en practica éstos estándares al nivel de plantación. Los gobiernos nacionales de países productores valoran las inversiones extranjeras suministradas por las compañías internacionales de la fruta y en muchos países éstas compañías tienen un papel muy influyente en decisiones políticas. Trabajadores y sindicatos luchan por sacar a la luz casos de violaciones de derechos laborales a través de los sistemas de justicia nacionales, y a menudo los cuerpos de inspectores laborales carecen de capacidad para apoyar este proceso.

¿Por qué los sindicatos necesitan solidaridad internacional?

La solidaridad internacional de las ONGs y sindicatos en países consumidores puede aumentar significativamente la capacidad de los sindicatos en países productores para representar a sus miembros. Acciones solidarias pueden incluir apoyo financiero (represión y bajos salarios significa que los sindicatos luchan por poder funcionar solamente con el abono de sus miembros); haciendo públicas peticiones urgentes que llaman a los consumidores a presionar a las compañías y gobiernos como repuesta a actos represivos graves y / o violencia; apoyando a los sindicatos a tener una voz más fuerte a nivel nacional e internacional, incluyendo reuniones con supermercados europeos y eurodiputados; involucrándose en campañas internacionales de sensibilización como ‘Frutas Justas’.

Los sindicatos en países productores también pertenecen a la Federación Global de Sindicatos. Uno de éstos, la UITA ( Sindicato Internacional de Trabajadores del sector Alimentario y relacionados) facilitó y está observando un acuerdo tripartito sobre estándares laborales entre ellos, los trabajadores (COLSIBA), y la compañía multinacional de fruta (Chiquita).

Libertad de organización

Si los trabajadores tienen la fuerza y libertad para defender sus derechos y negociar con los empresarios, las condiciones laborales y los salarios pueden mejorarse para beneficio de los trabajadores, sus familias y la comunidad local. A su vez, los consumidores pueden estar tranquilos al saber que los productos que compran son producidos en condiciones seguras y decentes, y que permiten a la gente trabajadora mantener su dignidad y un estándar de vida aceptable.